Malos comentarios


¿Quién no ha tenido malos comentarios en las redes sociales? La verdad es que he tenido varios, unos me han afectado demasiado, hasta el punto de llorar o querer abandonar todo, pero lo que se me hace extraño es que la gente se esconde, lo dice en privado o se hace cuentas falsas para tirarme pa´ bajo, como se diría en Chile.



La gente que me conoce sabe qué he tenido miles de blog, en diferentes páginas, con diferentes nombres y siempre termina pasando algo, que lo abandono, dejo de escribir o cosas por el estilo. Por ahora abrí este nuevo y la gente no se tarde ni un día en comenzar hablar de eso. ¿Por qué escribes? ¿Por qué no lo abandonas? ¿Eres pésima en esto, por qué sigues? Das vergüenza ajena, y miles de preguntas similares. Claro que la última hizo un clic en mí.


¿Sentir vergüenza de ser perseverante? No, lo siento, gracias. Me siento orgullosa de caerme miles de veces, volver a pararme y seguir adelante para cumplir mi sueño. Me siento orgullosa de volver a intentarlo cada vez que caigo, porque de cada caída he aprendido algo, cosas diferentes, y muchas de ellas me han llevado a lo que soy hoy, a como escribo y las tantas experiencias que he vivido.


Sí, este no es el post programado para el día de hoy, pero debía contar lo orgullosa que me siento de mi misma, cosa que no estaba viendo mucho, pero gracias a los malos comentarios me di cuenta de lo orgullosa que estoy de mi.



@Tefiitaylor

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo